tecnologías de semillas

Qué es el priming

Pruebas de germinación en semillas silvestres con diferentes tratamientos de priming

Hace sólo unas décadas, los biólogos se dieron cuenta de que el proceso de germinación podía detenerse, volviendo a secar las semillas. Esto no mata las semillas, al contrario, le introduce muchos beneficios. Entre ellos cabe mencionar la aceleración de la germinación y la posibilidad para germinar a temperaturas no óptimas.

Cada vez que una semilla se hidrata, reanuda su proceso de germinación, y cada vez que la volvemos a secar, no vuelve al estado inicial, sino que con cada hidratación/secado la semilla avanza en su proceso de germinación. De esta manera, una semilla que tarde 10 días en germinar, con sucesivos ciclos de hidratación/secado, puede llegar a germinar desde su estado seco en sólo 3 días.

Existen multitud de técnicas de priming para jugar con esta peculiaridad de las semillas. La técnica más sencilla, el hydropriming, nos sirve para semillas sin latencia y la explicamos en nuestro curso «Entiende tus semillas». Las más complejas, requieren instrumental de laboratorio y pueden hacer germinar una semilla, que tardaría años en germinar, en unos pocos días.

Para entender mejor el priming hay que observar la naturaleza. Cada vez que llueve, las semillas que se encuentran en el suelo de nuestros montes se hidratan. Si no se mantiene la humedad el suficiente tiempo para que germine, volverá a secarse, pero habrá avanzado un poco en su proceso hacia la germinación. Con sucesivos ciclos de lluvias y secados, las semillas se van acercando a la germinación, hasta que al fin, con una sola lluvia, le de tiempo a germinar.

Esto podemos hacerlo de manera controlada en un laboratorio de semillas mediante las técnicas de priming. Así podemos, aplicar estos tratamientos tras las cosechas, almacenando las semillas que están a punto de germinar hasta el momento de la siembra en monte o en la huerta.

Estas técnicas ya se utilizan en España en los grandes viveros hortícolas. Y son pocos los que han oído hablar de ellas para la restauración forestal por siembra directa.

A modo de ejemplo mostramos la gráfica de la germinación de una mata del bosque mediterráneo, la digital obscura, en la que se observa la gran diferencia en la velocidad de germinación con y sin tratamiento de hydropriming.

Prueba de germinación con y sin tratamiento de priming.

El priming, junto al peletizado y las micorrizas, son las tres tecnologías que van a revolucionar la forma de restaurar nuestros montes, posibilitando reforestaciones por siembra directa de semillas, lo que es más económico, eficiente y respetuoso que la tradicional plantación de árboles.

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *